reflexión

Quiero dar las gracias públicamente a Antoni por haber escrito “el libro de Filopolítica”. Su lectura ha provocado en mi una gran reflexión. Ha sido leerlo y sentir un soplo de aire fresco…muy, muy necesario viendo los tiempos que corren. Este libro debería ser “un manual” de obligatoria lectura para todo aquel que quiera llegar a ser político, para que tomen conciencia de lo que verdaderamente significa y así poder trabajar por el bien de esta sociedad.

Siempre he pensado que la filosofía está ligada a cosas como la política, la justicia, la felicidad, la ciudadanía, el reparto de los recursos…La filosofía sirve para vivir despierto y desarrollar un pensamiento crítico.

A los políticos de hoy en día les falta en su toma de decisiones una mayor reflexión, qué lejos están los políticos de los grandes filósofos…Como dice Antoni “la meditación, el silencio, …..deben estar presentes en la vida política y en nuestros líderes”.
El mundo de hoy necesita “palabras para cambiar el mundo”, políticos que obren de forma coherente y sean un ejemplo a seguir. Tienen que cumplir con su palabra, con sus programas electorales….Como bien dices, “discursos que generen ilusión colectiva y compromiso colectivo”. Efectivamente Antoni, “faltan discursos con densidad moral”, se tiene que “dar más valor a las palabras pensadas, meditadas”….Si esto fuera realidad no nos encontraríamos en la situación en la que actualmente nos encontramos. De eso estoy segura. Es hora que pasemos de la era del homo sapiens sapiens a la era del homo sapiens amans.

El discurso de muchos políticos se encuentra vacío, no resulta creíble, es estéril porque los políticos no están en sintonía con la ciudadanía, viven en otra frecuencia y debido a ello cada vez hay menos conexión entre ciudadanos y políticos y yo me pregunto y ¿porqué?…He llegado a la siguiente conclusión ….porque no hablan desde la verdad.
En África, concretamente en Malí utilizan un refrán que en idioma bambara ( Bamanankan ) dice así “Sègèsègè ka fisa nkalongtigè ye” que significa “Más vale verificar una palabra que decir mentiras”. A los políticos de hoy en día les falta credibilidad. Toman decisiones de forma muy precipitada y sin la reflexión que ello requiere. Pienso que como ciudadanos nos tienen que decir la verdad aunque muchas veces esa verdad duela. Ante un problema, no hay que poner “paños calientes”, es mejor abordarlo con franqueza, sin darle largas.
Los políticos, como dice Victoria Camps “están haciendo un servicio a la sociedad y éste es un plus que otras profesiones no tienen”.

Como he comentado al principio, la filosofía también va relacionada con la ciudadanía. Pienso que los ciudadanos podemos hacer mucho más de lo que hacemos. También somos responsables de lo que sucede, del descontento generalizado en el que vivimos, de la apatía o falta de sensibilidad ante el sufrimiento ajeno …Debemos pararnos a pensar en el tipo de sociedad en la que queremos vivir para poder mejorarla y promover el bien. Como decía Antonio Machado “qué difícil es no caer cuando todo el mundo cae”.

Si de verdad tenemos ganas de cambiar lo que no nos gusta del mundo en el que vivimos debemos implicarnos en el cambio, movilizarnos, tomar conciencia, aunar fuerzas y buscar soluciones para formar una sociedad más justa y más humana. En la vida hay tres opciones: Huir, ser espectador o comprometerse. No podemos pasar por el mundo como meros espectadores…. Muchas veces pienso que “la enfermedad de este siglo es la indiferencia “. Hay momentos en la vida en los que se nos brinda la oportunidad de ser “la voz de los que no tienen voz” y trabajar de una forma muy especial siendo transparentes. Y tenemos que estar atentos.

Hoy después de leer tu libro de nuevo he vuelto a pensar “No quiero ser tallo, ni hoja, ni flor, quiero ser raíz” poema de Carmen Vicente Zamora Ganadora del premio “Ernestina Champourcin” de poesía 1992 por De puertas adentro. Por cierto, me ha encantado el ejemplo que pones del bambú.
No recuerdo a qué filósofo le oí decir que “en esta sociedad sino se siembra, no habrá una política que realmente merezca la pena”

Me despido con una frase del poeta griego Homero “La palabra conmueve, el ejemplo arrastra”.
De nuevo gracias por escribir este libro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s